viernes, 23 de enero de 2015

MELANCOLIA

"...¿Por què? 
                     Siempre sucedía. Siempre la recordaba en lo mas fuerte de mi ser y yo a mitad de caer sobre sus pies..."

Mi cabeza daba vueltas de par en par, de muro en muro, encerrado en mi cuarto, siempre pensando en ti. Si en ti que ahora lees esto; linda, sencilla, amable, acalorada mujercita.

Iba de par en par de paso en paso recorriendo mis recuerdos en mente, pero ahora, uno tras otro se desgarraban en mi cuerpo, uno tras otro se olvidaban dejando huella de dolor y yo, recordando para olvidar.

Pero no. No podìa. Mis manos detenìan la acciòn y las cartas sobre la mesa volaban entre el polval. Pero no. 
No podìa.
Mis pies enterrados en la arena sobresalìan entre la niebla obscura del cuarto y el viento del frìo colapso.

El corazón latìa de dos en dos y de tres en tres, sacudìa mis pulmones y el eco del silencio se tragaba en el esófago. 
Era complicado.

Y con una lagrima salia lo peor de mi.
Mis recuerdos. Los recuerdos de ti. 
Que ahora inundan mi habitación y sobre la cama mojada toma entre mis manos la almohada tu Aroma de perfume. 
Tu aroma. 
Sufriendo estoy.

Todo vagaba entre las luces de la habitación y en cada muro una foto tuya. 
Era mi mente sacudiendo las cosas y yo simple; sentado relajado a oscuras imaginando lo que fue.

Llore. Acosta de todo.

Entre la playa, entre mi cama, entre las luces, las luciernagas y el sentido del no ser.

Llore. Entre ideas de mi.

Y aun asi; agachado, bajo cobijo agradeci lo bello que llego a mi vida... Tu Ser.

Después  de todo.

Seras y Seguiras Siendo Escritura De Mi Mano..