sábado, 8 de marzo de 2014

RAYAS

Simplemente eran rayas,
por que no lo entendías,
eran cosas sin censura,
sin escritura y con jeroglíficos
extraños raros y diversos.

Todo estaba en tu mente
vagante y soñante de la verdad
que oculta en la oscuridad
una mentira y una rareza no mala,
simplemente diferente.

Eran rayas, ¿Qué tenían de extraño?
¿Que fueran en mi cuerpo?
¿Que alguien las hiciera?
Eran rayas rojas,
eran entrañas que disfrutaba
en la cama.

Suaves garras traspasaban la piel,
entre los sudores y el placer,
suaves manos cautivaban la vida
y daban un toque especial
entre la idea y la verdad.

Eran rayas, marcas,
de todo una noche,
de toda una mentira,
de disfrute y de placer,
que ahora alguien mas da.

Son rayas que tu no marcas
que nunca estas y que ahora te vas,
son rayas; de aquella noche
y de una amante perfecto
que disfruta y seduce
entre las sabanas y la cobija.

Rayas que nunca volverás hacer
en mi espalda.